Había oído hablar de esos cursos que tenían lugar en el hotel Puerto Juan Montiel y me he acercado esta mañana porque sabía que se estaba celebrando uno durante esta semana.

Al llegar me he encontrado con un buen número de parejas que, en diversos lugares de la terraza o del piano bar, hablaban animadamente. Se las reconocía fácilmente por la acreditación con cinta amarilla que pendía de sus cuellos.

He llegado en el momento del short break y el coordinador, David Aránega, un joven profesor de la City Lights School of English, que también pertenece al grupo allinEnglish!, ha comenzado a explicarme de qué va eso de la inmersión lingüística en inglés en un lugar tan alejado de Gran Bretaña.

Estos cursos –nos dice– sustituyen con ventaja a largas estancias en el extranjero, ya que concentran en siete días más de 80 horas en las que los participantes solo pueden hablar en inglés. Lo hacen con nativos de diferentes lugares y acentos que se alojan en el hotel esa semana para compartir las actividades diseñadas para ganar fluidez y confianza, y lanzarse a practicar todo lo que se aprende en clases y academias. Es muy duro, sobre todo los primeros días, pero compensa y todos se van muy contentos y muy motivados para seguir progresando en el idioma.

–David, ¿de dónde proceden vuestros clientes?

­–De toda España. En este momento tenemos participantes de Bilbao, Lugo, La Rioja, Alcoy, Barcelona y Madrid. En general, Madrid es el lugar de procedencia de la mayoría de nuestros participantes. En cuanto al perfil es variado. En verano vienen más personas jóvenes, profesores y directivos. Algunas empresas subvencionan a sus trabajadores parte de los cursos. Durante el invierno predominan personas de entre 45 y 60 años con poder adquisitivo medio-alto y con motivaciones no siempre de carácter laboral.

–Conozco otras empresas que hacen este tipo de cursos y cerca de Madrid. ¿Cuál es la razón por la que un cliente se decide por allinEnglish!?

El entorno –nos comenta David– junto al mar y la calidad del hotel son nuestras principales fortalezas en un mundo con bastante competencia, pero, además, los precios rondan casi el 50% de lo que cuesta un curso en Pueblo Inglés o Vaughan Town, por ejemplo. Alumnos que han participado en alguna de estas empresas y después han hecho un curso con nosotros nos han valorado mejor. Sin ir más lejos, podemos preguntar a una de nuestras participantes, Beatriz Hernández Loma, que es una directiva de DHL en Madrid.

Mientras nos dirigimos a buscar a Beatriz, me encuentro con otro participante cuya cara me suena muchísimo.

David hace las presentaciones y resulta que se trata de Santi Ezquerro, riojano, varias veces campeón de España de 400 metros .

–El curso me encanta –nos dice Santi–. Es una manera divertida de conocer gente nueva, perder el miedo a comunicarte en inglés y apreciar, en vivo y en directo la diferencia entre acentos. Son unas magníficas vacaciones educativas y me ha gustado mucho Águilas y su polideportivo, al que voy a entrenar a diario.

Encontramos a Beatriz. La veo entusiasmada.

–El programa –nos cuenta– supone para mí tener más confianza para expresarme en inglés. He perdido el miedo escénico y estoy enriqueciendo mi vocabulario. Está siendo una experiencia fantástica. Muchísimo mejor que el curso que hice con Pueblo Inglés.

¿Y no vienen clientes de la Región?

David nos informa de que la mayoría de los clientes murcianos suelen hacer cursos de fin de semana, que suponen 25 horas de inglés intensivo. Este tipo de cursos también tiene mucha participación de personas de Alicante y Albacete.

De camino a la cafetería nos encontramos con la subdirectora del hotel, que nos comenta que los cursos de allinEnglish! animan mucho el establecimiento, especialmente en invierno.